Cómo Enseñarles Género a los Niños

Es muy común que las personas confundan el género con  el sexo.  El género se basa en las acciones de los individuos, o sea, si actúan como  macho o  como hembra. El género está relacionado con lo que las personas esperan de las mujeres y de los hombres. Sexo, por otro lado, está relacionado con el cuerpo de una persona, si biológicamente es masculino o femenino.

Sexo incluye las  partes del cuerpo, hormonas y ADN. El aprendizaje sobre sexo y género se efectúa  al mismo tiempo durante la primera infancia.

Los estereotipos del género limitan a los niños en sus sueños y experiencias. Estas desigualdades y prejuicios de género, agudos o sutiles, son causa de que las niñas y los varones vivan en una especie de  sociedad separada, con expectativas independientes y ampliamente divergentes, en el mejor de los casos. En el peor de los escenarios tenemos a mujeres musulmanas  que viven en el Medio Oriente,  que se ven forzadas a ocultar sus rostros por temor a ser lapidadas.

Estas desigualdades no  preparan a los niños para un futuro en el cual puedan vivir en  armonía,  ni les permite alcanzar su propio potencial.   Los padres, educadores y  adultos podemos ayudar a invertir esta tendencia.

Una de las formas es ayudar a los niños a que conozcan sus propios intereses y habilidades, mejorando su  entorno social, haciéndolos conscientes de las desigualdades y enseñándoles la manera de  hacer frente a las mismas.

Para ayudar a los niños a comprender los roles de género y evitar prejuicios, es de suma  importancia  comprender que  los  aprenden, primero, a través de la socialización.

La designación del color rosa para las niñas y azul para varones comienza el proceso social que les enseña a las niñas a ser pasivas, dependientes y sumisas, y a los varones a ser activos, independientes y dominantes.

Recuerdo hace varios años, el colegio se preparaba para presentar el festival de  Fin de Cursos, y uno de los salones bailaba música de los 50s. A las niñas se les pidió una faldita con un perrito poodle sobrepuesto y a los varones unos pantalones de mezclilla con camisetas de colores fosforescentes: amarillo, verde limón, anaranjado, fiucha…fiucha!? Hubo un padre de familia que llegó a reclamar muy molesto  porque a su hijo se le pedía una camiseta de color de NIÑA, (como si los colores tuvieran género). En otra ocasión hubo quien protestara porque a su hijo se le pedía que vistiera pantimedias, pues de acuerdo al padre, “las pantimedias son únicamente para mujeres”.  Así podría citar un sin número de episodios en los cuales los padres tienen una idea preconcebida de lo de debe vestir una niña, a diferencia de lo que debe vestir un varoncito; o al juego que debe de jugar una niña, a diferencia de lo que debe de jugar un varón, (las niñas a las muñecas y a la comidita, los varones al soccer y a las luchas).

A través de la forma en que juegan, las niñas y varones aprenden  cuales son las expectativas sociales de  acuerdo a su género. Los niños aprenden roles y estereotipos de sus padres,  juguetes, televisión, libros, y especialmente de las escuelas y los maestros.

De acuerdo con expertos, si a los niños se les permite  investigar todas las posibilidades de juego,  quitando los prejuicios de género, crecerán a ser adultos sanos e íntegros. Jugar a “la casita” en los varones no debe considerarse como antinatural, ya que es una manera de conocer su propio potencial.

Si un niño disfruta hacer algo diferente a lo habitual, puede sentirse incómodo o incómoda si se le critica por hacerlo; puede  llegar a sentir que hay algo mal en él o en ella.

Este ha sido un problema especial con las niñas a quienes les gustan  las  matemáticas,  las ciencias,  o inclusive los deportes, generalmente destinados a los varones, como lo son el soccer, el basquetbol, el futbol americano, etc.

La influencia de educadores y maestros es,indiscutiblemente, fundamental; sin embargo,  los padres son quienes tienen acceso a los niños a partir del día en que nacen, y por lo tanto son ellos quienes deben de desarrollar en sus hijos  actitudes y pensamientos  que no estén limitadas al género.

El desarrollo del potencial  de los niños se alcanza ofreciéndoles la oportunidad de que todos jueguen los mismos juegos, a pesar de las diferencias físicas: tamaño, fuerza, edad. Esto les ayuda a alcanzar  estabilidad emocional y una autoestima positiva.

La eliminación del estereotipo de género les da la libertad para investigar y desarrollar talentos  y habilidades ocultas.  Aprenden a ver todos los puntos de vista y  a ser respetuosos de los hombres y de  las mujeres igualmente. Por ejemplo, la limpieza de sus habitaciones y el guardar su propia ropa, debe alentarse igualmente en los varones y  en las niñas. No hay razón lógica por la cual un varón no pueda barrer o trapear, o por la cual una niña no pueda lavar el carro o ayudar a pintar la casa.

Expresar  sus emociones es algo que se  le debe de permitir tanto a las niñas como a los varones. Una niña debe tener  derecho a exponer su asertividad y a  ventilar su frustración al igual que   un  varón de  romper a llorar cuando está molesto. Cuántas veces escuchamos a nuestros padres decir: “los hombres no lloran!” o aún peor: “ya cállate, pareces marica”.

Algo que facilita iniciar discusiones sobre cuestiones de género es el plantear preguntas al ver  una película o un  programa de televisión, por ejemplo: ¿Cuántos personajes hay en el programa? De estos, ¿Cuál es el número de niños y cuál número de niñas? ¿Es diferente el comportamiento de los varones  al de las niñas? ¿De qué manera? Cuál piensas qué es la razón? ¿Cuántos personajes son agresivos o violentos en el programa? ¿De ellos, cuántos son varones? ¿Si tú pudieras elegir, cuál desearías ser? ¿Cuál es la razón de tu elección? ¿Que piensas que es bueno acerca del programa? ¿Te molesta algo del programa? Estas preguntas le ayudarán  a los niños a ser más sensibles a los temas relacionados con el género y no solo ayudan a la promoción de la igualdad, sino que les  enseña a ser más sensibles hacia la naturaleza de otras personas y a responsabilizarse por si mismos.

Igualmente importante y esencial es permitir que los niños piensen  por si solos  y no  dependan de las opiniones de los demás.

Para ayudar a los niños a desarrollar actitudes saludables sobre  el género:

• Hay que tener  cuidado cuando se habla de género con un niño. No  se le debe dar  significado negativo a sus acciones. Por ejemplo, evitar decirle “No puedes porque eres   niña, mejor yo lo hago por ti” o “Los hombres no lloran”.

• Dejar  que los niños  desarrollen sus  diferentes habilidades e intereses. No asumir  que a las niñas les gusta únicamente “cosas de niña” y  que a los varones únicamente les gustan cosas “de hombres.”

• Dejar que las niñas y los varones  jueguen a todos los juegos. Dejar que los varones jueguen a  disfrazarse, actividades de la casa, muñecas,  artes y artesanías. Dejar que las niñas jueguen  deportes,  con carritos, camiones y trenecitos.

• Proporcionarles  juguetes y actividades que les  gusten a ambos.  Hay que alentar a los varones  y a  las niñas a jugar en equipo.

• Enseñarles a respetarse entre si. Cuando los niños hacen comentarios como: “Las niñas no juegan con camiones!” explicarles
  que tanto los varones como las niñas pueden hacer las mismas cosas.

·Ayudar a  cada niño a tener éxito en áreas diferentes. Todos los niños deben ser activos, creativos y sensibles.

• Ser un buen ejemplo para sus niños. Hacer muchas cosas diferentes, explicándoles que el género realmente no importa.

• Ser honesto al pedirle  a los niños que comuniquen sus inquietudes acerca de  las similitudes y diferencias entre varones y las niñas. Utilizar  las palabras correctas al referirse a las partes del cuerpo. Por ejemplo: “Esta es tu campanita.” Cuando se le debe de decir: “Este es tu pene.”

• Alabar a varones y niñas igualmente cuando efectúan las mismas tareas.

• Enseñarles que hay una variedad de ocupaciones tanto para mujeres como para hombres y que ambos tienen las mismas oportunidades.  Que puedan ver o conocer a hombres cocineros, hombres enfermeros, mujeres choferes, hombres bailarines de ballet, mujeres veterinarias, etc.

• Proporcionarles juguetes que no son solamente para un varón o  para una niña. Permitir que los niños utilicen su  imaginación y hagan sus propios juguetes con cajas, suministros de arte, hojas, etc..

• Hacer declaraciones positivas sobre las niñas y los varones. Decir cosas buenas sobre ambos géneros.

About these ads

2 pensamientos en “Cómo Enseñarles Género a los Niños

  1. Dato interesante: Hasta mas o menos los veintes – en el siglo pasado, obviamente – el rosa era considerado el color para los bebes de sexo masculino, y el azul para los bebes de sexo femenino, por ser considerado el azul el color de la virgen maria, un color pasivo, etc. y el rosa una version suave del rojo, un color militar y fuerte.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s